Los Triple Nindies

No es ninguna locura decir que los juegos de la eShop en general se ven como un mercado de segunda. Ayudan muchos factores, la ausencia de lanzamiento físico es aún una pesada ancla, aunque creo que la decisiva es la promoción. No tenemos caras ni nombres a los que acudir, aparte del molesto empeño en hacer juegos nuevos constantemente y no estancarse en secuelas. El número de usuarios reales y potenciales de Wii U al tanto de las novedades es poco, aún menos los que tienen cierta perspectiva de futuro, y todavía hay quién no tiene ni idea. Pero si nos abstraemos de lo digital, de la publicidad y de todo, ¿realmente es un mercado tan secundario?

Gamepad 2014

Este año 2014 podemos sumar más de una veintena de títulos de relevancia, calidad y potencial interés para cualquiera; sin embargo si miramos a las estanterías de siempre nos va a costar sumar la media docena. La semana de estreno de Smash Bros., que cerrará los lanzamientos físicos del año, recibimos tres títulos de calado, un plataformas (Thomas Was Alone), uno de puzzle (Ittle Dew) y uno de rol (Pier Solar), y aún nos quedan unas semanas más por delante. ¿Cuál es el grueso real del catálogo de Wii U? Y decimos Wii U porque es lo que nos ocupa, pero en PS4, por ejemplo, el panorama no está muy lejos de esto a pesar de la descompensación de lanzamientos de terceras entre las plataformas.

Esto sucede en parte por la política de tierra quemada que practicaron las grandes editoras la pasada generación. Lo que ha quedado son menos empresas, que hacen menos juegos, juegos que se parecen más. Y cruzad los dedos para que, cuando lleguen a las estanterías, sean medianamente digeribles.

Assassin's Creed roto

Visto lo visto, los grandes nombres han salido pitando de las grandes empresas: Sakaguchi, Ancel, Inafune, Mikami, Molyneux, Itagaki, Blezinski, Igarashi, los miembros de la antigua Rare o la cúpula de Platinum; ninguno de ellos quiere ver comprometido su juego por las exigencias de una cúpula que tiene que cuadrar números sin que el juego les importe demasiado. Lo más significativo ya no es que las viejas glorias creen sus estudios, si no que las nuevas, las que apuntan el camino de futuro, también lo hacen.

Sinceramente, no sé cómo van a reaccionar los gigantes. Hablábamos hace unas semanas sobre los cambios formales de la irrupción independiente, pero ésta también acarreará cambios de mercado. Si las EA de turno suben aún más la apuesta empezarán a bailar en la cuerda floja para, al fin y al cabo, verse alcanzados en unos cuantos años por las cada vez más accesibles herramientas de desarrollo actuales. Si echan el freno, será difícil justificar los 60€ o 70€ que piden por juegos que no siempre tienen una cantidad (o calidad, pese al presupuesto) de contenido a la altura del precio. Lo que está claro es que no van a ir hacia atrás, no se harán más pequeños a no ser que tropiecen gravemente. ¿Quizá empezarán a compaginar sus mastodónticos Big Macs con títulos más arriesgados creativamente, pero más seguros contablemente? Puede que Ubi apuntara maneras con Child of Light y Valiant Hearts, ya se verá.

Curve Studios

Las peques por ahora se bastan con unas decenas de miles de copias vendidas para seguir adelante, pero en algún momento este mercado crecerá (dejando al margen pelotazos esporádicos), en algún momento algunos estudios comenzarán a rondar el medio millón o millón por juego y se harán grandes. No dudo que habrá quién se lance a hacer su propio Big Mac, pero los que sigan con un modelo sostenible sólo que sacando un par o tres de juegos al año en lugar de uno cada par o tres de años, van a sentar las bases del futuro mercado de videojuegos.

Habrá que ver qué tal va esta transición en los medios, qué tal llevan eso de que se manejen menos campañas y entre menos manos. De momento las grandes cada vez están apuntando más a los YouTubers, seguramente porque tienen un contenido mucho más enfocado al entretenimiento que no a la crítica y la información, y son más fáciles de manejar con condiciones draconianas para poder publicar los vídeos. En Ubisoft (y casi que Activision) ya saben que no necesitan a la prensa tradicional para vender millones de unos juegos que no sé si los merecen, a ver cuánto tardan en darse cuenta los demás. Quizá el crecimiento de los pequeños estudios les dé aire a las revistas y algo de libertad cuando empiecen a poder promocionarse, aunque por el momento tendrán que ver si pueden aguantar el chaparrón con contenido potable o si se lanzan al frívolo entretenimiento, perdiendo libertad y contenido por el camino.

Animadora

Luego queda el tercer camino, el importante, el del usuario. Cuando nosotros cambiemos la forma de ver los juegos es cuando se dará realmente la vuelta a la tortilla, cuando todo esto sucederá. Hasta entonces sólo queda el languidecer de los gigantes y una prensa que, o pasa frío, o se viste de animadora. Jugando un poco a los pitonisos, creo que esta generación será crucial, tanto por el crecimiento de un sector como por los continuos refritos, decepciones y saturaciones del otro. Si al final de la generación podremos sumar 20 o 30 títulos físicos que habrá valido la pena comprar, tendremos otros 30, si no más, en la eShop. De lo contrario cualquiera (y ya meto todas las máquinas en el saco) se habrá estado perdiendo más de la mitad de lo que su consola le puede dar.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.