Equilibrios en la cuerda móvil

Después de la bomba que soltó Nintendo hace unas semanas anunciando su asociación con DeNA para entrar en el mercado móvil, se han alzado muchas voces tristes y críticas, resumidas en el estupendo texto de Matías. Sin embargo, y tragándome el natural ataque de cuernos, me es difícil compartir una visión tan negativa.

El punto de partida de muchas de estas quejas tristes es la rendición de Nintendo hacia los accionistas, que venían pidiendo insistentemente un movimiento así desde hace años. Sin embargo me cuesta ver una causa efecto, y cada vez tiendo más a una coincidencia temporal de las dos circunstancias. No es sólo que el movimiento no sea un arrebato, no ya por las declaraciones de que la asociación llevaba tentándose desde hace 5 años, y forjándose más seriamente desde hace año y medio. Tampoco el hecho de que, año tras año, el discurso cambiaba en las reuniones de accionistas. Primero el no rotundo a los móviles, luego que si aplicaciones pero no juegos y nada de licencias, luego que licencias sí pero juegos no. Finalmente, juegos también. No, no es eso a lo que me refiero, si no a dónde está realmente el público de videojuegos.

Nintendo DeNA

En los ’80, cuando todo voló por los aires y las consolas se consideraron muertas y enterradas, los editores que aún mantenían la cabeza fuera del agua apostaban por el PC como la clara opción de futuro. Nintendo revitalizó el mercado poniendo una consola que costaba una fracción que el ordenador, así que si querías jugar, la opción lógica era la consola. Fácil, rápido y barato, ese paradigma se ha mantenido inalterable hasta la pasada generación.

Han pasado muchas cosas desde que en 2006 Wii lograra hacer que muchísima gente quisiera jugar a videojuegos. Apareció el iPhone en 2007, Android en 2008 y finalmente iPad en 2010. Parece que lleven media vida con nosotros, ¿verdad? Por primera vez la gente tiene ya en sus manos un aparato con el que matar el rato, ya no es necesaria la consola, y Nintendo no va a atraer a esa gente nunca más, no podrán venderles un cacharro nuevo en el que meter a presión en los ya demasiado llenos bolsos. El viejo paradigma de la empresa de hacer juegos para que la gente se compre la máquina ya no sirve, o no del todo, no para todos.

evolucion_del_iphone_628x375

A raíz de eso han cambiado también los juegos tradicionales, que obtienen más éxito con el modelo free to play o a base de contenido descargable que no con una gran inversión a recuperar el mes de lanzamiento.

Si Nintendo quiere seguir existiendo como desarrolladora de juegos, tiene que ser ella la que se mueva ahí. Nos guste o no. Porque como empresa de entretenimiento de masas, su obligación es aspirar a las masas, no a una difusa élite de videojugadores. Pero, y ahí está la clave, tampoco puede olvidarse de esa élite.

Mii Nintendo Store

Nintendo no puede competir en el burruñerismo de las tiendas móviles. Igual le suena la flauta, vete tú a saber, pero no puede entrar en la lotería porque lo normal es que no toque. Nintendo va a destacar en esas tiendas simplemente apareciendo Mario, Donkey Kong, Link, Kirby…, en los iconos de los juegos. Y va a funcionar genial, seguro, ¿cómo no probarlo? Pero no pueden renunciar a los juegos tradicionales porque Mario y Link son lo que son por ellos, no por hacer un Kirby Crush Saga. Pokemon Shuffle puede tener mucho éxito, pero lo tiene por Pokemon, porque existe. Si abandonas la saga principal el reclamo se pierde y pasa a ser un free to play (o start) más en el mogollón.

Lo mismo con el modelo free to play. Tienen que entrar, deben ponerse al día y ofrecer algo distinto que se ajuste al modelo, porque el modelo no se ajustará a ellos. Sin embargo los free to play son prácticamente un género en si mismos, ya que el modelo de negocio que implican supone una seria barrera a ciertas mecánicas de las franquicias clásicas.

Nintendaamed Nintenbit

Es un equilibrio que está por ver si será sobre un puente o una cuerda, aunque me mantengo optimista. Debe mantener el modelo tradicional todo lo posible para poder vender en móviles, que éstos sean un reclamo a lo tradicional a su vez, y que aporten una seguridad económica que el modelo tradicional ya no es capaz de mantener. El tamaño de la empresa obliga: 10 millones para una empresa de 5 personas que publica en iOS es una barbaridad, pero en Nintendo es con lo que calzan la mesa cuando se mueve.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.