Splatoon (Wii U)

Hay algo poderoso, casi reconfortante, en cada inicio de batalla de Splatoon. En el instante en que el ¡Ya! da el pistoletazo de salida, se produce un estallido aparentemente alocado, desenfrenado, de disparos y color. Se dispara mucho en Splatoon, quizá sea el juego de tiros en el que más se dispara, de hecho, porque al poner las reglas del revés (aquí el objetivo es el campo de batalla, no el rival) cada palmo es valioso. Nintendo ha logrado romper unas reglas en cuanto a shooters online que parecían totémicas y que, después de probarlo, se antojan irremediablemente caducas. Es un juego nuevo, en toda la amplitud de la palabra.

Splatoon WiiU Nintenbit Batalla

Como decía, el arranque de una batalla puede parecer una locura a ojos de un tercero, pero la realidad es que aquí se premia la acción y las decisiones rápidas. El desenfreno de pintura, más allá de ganar un terreno que inevitablemente acabaremos perdiendo, nos permite avanzar rápidamente nadando en la tinta, recargar nuestra arma y tener listo nuestro poder especial (una carta poderosa pero que hay que saber jugar) para cuando lleguemos a la zona caliente, a pleno choque con el rival. Cada miembro del equipo debe tener clara la función que debe cumplir dependiendo de su armamento, su velocidad de movimiento en ataque y del escenario. Los campos de batalla están medidos al milímetro para ofrecer roles a cualquier tipo de jugador, caminos directos, secundarios, escondrijos y puestos elevados.

La versatilidad de los escenarios obliga a una movilidad endiablada. No hay sitios seguros, la pintura pesa y describe parábolas, así que campear es tan difícil como improductivo. Ni tus disparos cruzan la pantalla de punta a punta, ni hay sitio inaccesible para los tiros rivales. Además Splatoon promueve el movimiento, de nada sirve quedarse en una zona pintada para asegurarla: tu equipo se queda con uno menos para seguir avanzando. Si la cosa va bien, la mecánica te empuja a ser agresivo y atrapar al rival en su propia base, sin dejarlo salir. Pero, ay, si sale. Como uno se escabulla nadando es cuando salta el caos. Una sola persona, pintando libremente, pude provocar un vuelco de la partida en un último minuto de locura.

Splatoon WiiU Nintenbit Campaña

Si, metidos en tarea, somos capaces de soltar el mando y nos apetece relajarnos de esa intensidad, Splatoon nos ofrece una campaña distendida, con un ritmo más pausado. No olvida la acción, pero aquí se reinventa en aventura plataformera, con más peso en la exploración y la pausa. Pese a no superar las seis o siete horas, el mimo que se le ha dedicado es excelente. Más allá de ser una propuesta jugable diferente usando la misma base, no se cansa de ofrecer ideas nuevas a cada pantalla, vueltas de tuerca, sorpresas y extravagancia a raudales. Es algo secundario en el juego, de hecho entramos por una cloaca en una esquina de la plaza inicial, contrastando con el gran portal de acceso al online, pero sin duda es un cambio de tercio que no debe perderse nadie.

El paquete se complementa con unas peleas de explotar globos en local, uno contra uno, que a pesar de ser una buena forma de probar otros estilos de arma y resultar un entretenimiento muy accesible para que las visitas puedan coger el mando de inmediato, no deja de antojarse corto. Quizá podrían haber llevado ahí la batalla territorial o, al menos, dejar algo más de manga ancha al elegir armas y ropa, que se queda en un puñado de paquetes predefinidos. Nuestro equipo se complementa con la ropa de las tiendas, que nos aportarán una veintena de poderes pasivos que se desbloquean a base de jugar partidas.

Splatoon WiiU Nintenbit Rodillo

Esta accesibilidad directa, el Mario Kart de los shooters que decía Oriol en el podcast, cala en el contenido final del juego de una forma muy particular. Splatoon es un shooter nuevo, y para un público que, la verdad sea dicha, nunca ha demostrado ser el que tiene mayor interés en el género. Nintendo ha hecho un gran esfuerzo en crear una comunidad de jugadores literalmente de la nada, darle vida y continuidad, y no echar a nadie para atrás. Como explicaba el productor Hisashi Nogami, han tratado de mantener la igualdad entre jugadores todo lo que esté en su mano, no abrumar a nadie, no crear especialistas de la noche a la mañana. Un paternalismo obvio que provoca algo extraño: el contenido del disco no está totalmente libre. Armas, mapas, modos de juego, ya están dentro, y Nintendo va desbloqueándolos paulatinamente, afortunadamente a un ritmo más alto de lo que era de esperar.

Pero la verdad es que funciona. Splatoon divierte por más horas que le eches (y rozo ya las 40), siempre hay gente jugando, y las novedades se reciben con la excitación del que está metido en el ajo, sin darte la opción a sacar el disco de la consola para meter otro. De esta forma, los grupos se mezclan cada partida, los mapas rotan por horas, saltan de forma aleatoria, no se cambia de arma en la sala. Son decisiones que cortan los grupos fijos, los favoritismos y los que obsesivamente dominan un mapa con un arma concretos. Aquí todos estamos jugando a todo por igual, y cada uno debe aprender a adaptarse al terreno con su arma, y no elegir siempre el mapa que se adapte a su estilo.

Splatoon WiiU Nintenbit Plaza

Las pequeñas torpezas como el hecho de empezar con sólo dos mapas (de tres) en la rotación, lo que provoca que alguno se repita demasiado en ocasiones, un modo local que puede dar más de sí, o un control de contenido que ya podría soltar alguno de los mapas que hemos jugado en la campaña, no logran empañar un juego soberbio, atrevido, terriblemente seductor y que funciona como un reloj en cada una de sus pequeñas mecánicas. Nintendo ha sacado su lado más cañero para crear un shooter totalmente nuevo, adictivo, de los que se te comen la vida. Splatoon es un juego necesario para un género exhausto, y que no puede faltar en el catálogo de cualquier poseedor de la consola.

Chavalada, ¡a jugar![4]

4 ESTRELLAS

 

 

Splatoon

Desarrollador: Nintendo

Editor: Nintendo

Lanzamiento: 29 de mayo de 2015 (39’99€/59’99$)

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.