1-2 Switch (Nintendo Switch)

Hay losas demasiado pesadas, incluso insoportables, diría. Con independencia de que sea un juego a reivindicar, la realidad es que en el estreno de Wii U, NintendoLand tenía por delante un misión imposible y, como cabía esperar, no fue capaz de emular el desmedido éxito de Wii Sports en la anterior generación. Aunque 1-2 Switch también nace, al igual que aquéllos, con el objetivo de mostrar las posibilidades de control de la consola y ofertar al público un experiencia multijugador de salida, en esta ocasión se nota que las intenciones de Nintendo son muy distintas y no ha pretendido que de él dependa el devenir comercial de Nintendo Switch. Así, sin las cargas de sus antecesores ni responsabilidades mayores, surge un juego fresco y liberado de muchos corsés.

1-2 Switch continúa con la tradición de juegos de fiesta de grandísima calidad en las máquinas de Nintendo, si bien supone a su manera una pequeña revolución respecto a franquicias tan consolidadas como Wii Party o Mario Party por varios motivos. Destaca por un lado su accesibilidad, llevada al extremo, con juegos muy simples y mecánicas fáciles de entender a la primera, a lo que ayudan unos tutoriales donde las explicaciones con paneles de texto casi desaparecen por completo y se apuesta por instrucciones habladas. En esa línea resulta rompedor, diluyéndose por momentos la apariencia de videojuego a la vieja usanza, la ausencia prácticamente de menús, perfiles, datos de estadísticas y records superados.

No se queda ahí la cosa. Choca, por ser una decisión bastante atrevida para una compañía que se apoya a veces en exceso en sagas y personajes consagrados, que la presentación de cada minijuego se realice mediante vídeos protagonizados por actores de carne y hueso. Sus interpretaciones histriónicas y divertidas casan a la perfección con una puesta en escena minimalista y sofisticada, en perfecta armonía con el tono irreal y despreocuado que rodea al juego.

Como es de esperar entre los veintiocho minijuegos que conforman en su conjunto 1-2 Switch hay de todo. Unos cuantos sirven de demostración de las posibilidades jugables que esconde una de las principales bazas de los nuevos mandos, el HD Rumble. Es el caso de «cuentabolas» en el que los joycons se convierten en virtuales cajas de maderas llenas de canicas, o «caja fuerte» donde rotamos el mando simulando abrir una caja de seguridad a esperas de que una sútil vibración nos indique que estamos en la posición correcta.

Otros minijuegos aprovechan de muy diversas maneras los controles por movimiento de esta versión definitiva de los WiiMotes que son los joycons y además apuestan por hacer realidad una de las ideas centrales de las que parte 1-2 Switch: mirarse a los ojos, olvidarse de la pantalla y llevar la diversión más allá del puro videojuego, que sin ser un concepto completamente nuevo para Nintendo, sí que toma aquí por primera vez un papel protagonista. Buenas muestras de ello y que funcionan a la perfección son, por ejemplo, «duelo de vaqueros» y su variante «gatillo mentiroso», en que los jugadores juegan a retarse en un duelo del Lejano Oeste utilizando los joycons como revólveres; u otros minijuegos como «combate de boxeo» o «bandera marinera», donde las risas surgen de las miradas del contrario, las equivocaciones y la tensión del enfrentamiento cara a cara.

No faltan las chifladuras inclasificables como «atracón», en el que haciendo uso de la cámara IR del joycon derecho para detectar cuando abrimos o cerramos la boca hay que intentarse comer el mayor número de bocatas virtuales a toda velocidad, o «dulces sueños» donde podemos experimentar la frustrante y a la vez tierna experiencia de acostar un bebé. Experiencias muchas de ellas cortas, de apenas un minuto o dos si llega, meros demos técnicas si se quiere, pero que consiguen arrancar sonrisas, carcajadas y miradas de perplejidad, cumpliendo a la perfección el cometido del juego.

1-2 Switch es un juego muy autoconsciente de su función, de su público y del contexto para el que ha sido creado: el de la fiesta rápida, desenfadada, donde debe primar la simpatía y la diversión inmediata. En estos días en que no nos cansamos de hablar de los hitos que ha marcado The Legend of Zelda: Breath of The Wild en el género de la aventura, se nos están pasado por alto los logros que Nintendo, a base de originalidad y elegantes decisiones de diseño, ha conseguido con 1-2 Switch en un género demasiado infravalorado, a pesar de ser el verdadero rey de la fiesta cuando estamos en compañía de otros.[4]

1-2 Switch

Desarrollador: Nintendo

Editor: Nintendo

Lanzamiento: 3 de marzo de 2017 (49.99€ Europa/49.99$ América)

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.