Hyrule Warriors (Wii U)

Hay géneros que en las consolas de Nintendo son el pez que se muerde la cola. Si los juegos pasan de largo, la gente no se interesa en ellos y sin interés las compañías no se arriesgan a lanzarlos. Hasta ahora así ha sido con los Musou (aquí Warriors), pero puede que haya llegado el juego que rompa ese círculo vicioso. Hablamos de Hyrule Warriors.

Para los pocos que aún no lo conozcan, en Hyrule Warriors nos encontramos ante un crossover de universos y mecánicas. Por un lago tenemos el género Musou de Omega Force, con sus peculiares combates que llenan la pantalla con cientos de hordas enemigas, mientras que por el otro costado están los personajes y parajes más icónicos de la saga The Legend of Zelda adaptados a este género del “yo contra el barrio.”

HyruleWarriors Nintenbit Ganondorf

Pero antes de entrar en detalles, hablemos de su historia. Y es que de primeras este Hyrule Warriors no se basa en una única entrega, sino que más bien abarca tres títulos. Por ello, la forma de cohesionar estos mundos ha sido mediante una trama totalmente nueva que nos va introduciendo a los viejos conocidos. No es el punto fuerte del juego y tampoco lo pretende, por lo que al final su trama es una mera excusa que da paso a las dosis de acción.

En Hyrule Warriors hay que olvidarse del ritmo pausado, la exploración y la aventura clásica de Zelda, aquí prima la acción, pero también la velocidad de ejecución y la estrategia a seguir. No basta con machacar botones mientras nos movemos del punto A al punto B, aquí lo que toca es conquistar los bastiones enemigos pero siempre con un ojo puesto en los tuyos; priorizar qué vale más la pena, si eliminar a un enemigo o recorrer medio mapa y salvar a un aliado en peligro.

HyruleWarriors Nintenbit Aliados

Hay que reconocer que los chicos de Omega Force han sabido fusionar ambos mundos y plasmar en él muy buenas ideas procedentes de la saga Zelda, como el Z-targeting, los pequeños “puzles” para determinados objetos o la búsqueda de Skulltulas Doradas que, junto a otros elementos, aportan frescura y vitalidad al género. Pero también es verdad que como Musou tiene varios puntos en los que se queda algo cojo.

Uno de ellos se encuentra en su plantel. Acostumbrados a largas listas de más de una treintena de personajes seleccionables, los algo más de media docena (más otros 3 en breve) saben a poco. Aun así hay que reconocer que los desarrolladores han sido creativos y lo han sabido solventar introduciendo varios tipos de armas a los Link, Zelda, Impa y compañía, que aportan algo más de variedad jugable a los personajes. Cosa que se agradece.

HyruleWarriors Nintenbit Plantel

Por otro lado está todo el tema de las diversas misiones secundarias, que si bien no tienen toda la fuerza e importancia estratégica presente en los Samurai Warriors, nos mantiene en tensión y en ocasiones nos premian con piezas de corazón o con alguna que otra Skulltula Dorada, que a su vez aporta elementos de colección. Aquí hay que sumar un elemento más a su favor y es que para lograr algunos de estos objetivos previamente marcados, será necesario volver a jugar dicha fase con otro personaje, por lo que el juego se vuelve más rejugable.

Y hablando de elementos coleccionables y de toda su rejugabilidad, es imposible no mencionar su modo Aventura. La auténtica salsa del juego y donde se esconden a la espera de ser desbloqueados varios personajes y armas. Un modo con un aspecto inicial algo retro, que básicamente consiste en pequeñas -y no tan pequeñas- misiones de lo más variadas y que en muchas ocasiones poco o nada tienen que ver con las vividas en el modo Leyenda. Quizás es por la rapidez y simpleza en los objetivos de estas misiones o el tema de ir consiguiendo nuevos objetos que abren otras misiones, pero al final es un modo que engancha.

Hyrule Warriors Nintenbit Modo Aventura

Pero si hay algo en lo que realmente destaca en este Hyrule Warriors por encima de sus hermanos es en la acción. Aquí se ha notado la mano del Team Ninja, que con la ayuda del Z-targeting ha logrado unos ataques más rápidos, ágiles y fluidos de lo que nos tienen acostumbrados tanto los Warriors como los Zeldas. Las descargas de adrenalina ahora son más placenteras, bueno, siempre y cuando no llegue el típico gran jefe final de la saga Zelda y te corte el rollo. Porque resulta muy llamativo que toda una fase se desarrolle a un ritmo trepidante, pero de golpe todo ese frenesí pegue un frenazo brusco y pasemos a la clásica mecánica zeldera de esperar hasta encontrar el punto débil del rival y usar en él objeto que sea menester. Todo un cortarrollos.

En definitiva ¿Es el mejor Musou? No ¿Es el mejor Zelda? Tampoco, pero el resultado de juntar ambas franquicias ha sido notable y ha aportado varias cosas interesantes al género que seguramente serán rescatadas en futuras entregas. A su vez, aquellos que se animen a desahogarse con él tendrán juego para rato, porque a poco que os enganche y os divierta llegaréis fácilmente a las 100 horas. [4]4 ESTRELLAS

 

Crítica por Iván Castellanos

Hyrule Warriors

Desarrollador: Koei Tecmo Games

Editor: Nintendo

Fecha de lanzamiento: 19 de Septiembre de 2014 (49’99€ Europa/59’99$ América)

4 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.