Shütshimi (Wii U eShop)

Shütshimi no es lo que se dice un «shmup» al uso. No hay en el juego de Neon Deity Games largas fases, con patrones minuciosamente diseñados de enemigos que dejan caer power-ups al ser destruidos. Y tampoco nos espera al concluir cada escenario el correspondiente jefe de fin de fiesta.

Shütshimi Wii U - Nintenbit 1

Por el contrario, Shütshimi es un matamarcianos de ritmo y estructura sui generis. Con el pretexto de la memoria de pez de nuestro acuático protagonista, un musculoso pez-guerrillero que parece sacado de una película de Rambo o de cualquier entrega de Contra, Shütshimi se desarrolla en pequeños fragmentos, en cortas oleadas de apenas diez segundos, en las que apenas da tiempo a enfrentarse a unos pocos enemigos generados aleatoriamente. Los jefes finales, por su parte, hacen acto de presencia cada cinco oleadas y cuidado con no eliminarlos a la primera, porque en caso contrario nos toca volver a enfrentarnos a ellos otras cincos rondas después para acabar con la vida que todavía les quede.

La otra particularidad del diseño de Shütshimi es que entre cada suspiro jugable que suponen las oleadas, nos encontramos con una pausa frenética en la que hay que elegir obligatoriamente entre tres objetos que pueden ser de muy distintas clases: nuevos sombreros o trajes; otro tipo de arma; objetos que producen cambios en la condiciones del escenario o el control; o power-ups clásicos con mejoras cuyo efecto puede durar una o varias oleadas. 

Shütshimi Wii U - Nintenbit 2

La gracia está en que a simple vista es imposible saber para qué sirve cada cosa y al principio sólo nos vale guiarnos por nuestra intuición y las rocambolescas y crípticas descripciones, lo que nos fuerza a arriesgarnos y experimentar. Al menos hasta que a base de memoria nos aprendemos el efecto de cada una y podemos empezar a hacer elecciones con conocimiento de causa, sabiendo por fin que la tableta de chocolate aumenta el el poder de nuestro disparo, que el diamante nos lleva a un escenario cuyos únicos enemigos son culos flotantes, o que el molinillo de viento inyecta un chute de hormonas a nuestro héroe, multiplicando por dos su tamaño .

En consonancia con todas estas originales decisiones, Shütshimi destaca sin ningún género de dudas por el humor y surrealismo que impregna el juego de arriba y abajo, desde la pantalla de presentación al diseño de personajes. Es difícil no ver la inspiración de shmups clásicos japoneses como Cho Aniki o la más conocida serie Parodius, con sus ambientaciones extrañas y loquísimas, pobladas de enemigos ridículos cuyas filas se componen aquí, entre otros, de tiburones con gafas de corazón y estrellitas, osos haciendo piruetas o gatos que disparan en cápsulas submarinas.

Shütshimi Wii U - Nintenbit 4

Sin ser un juego con demasiada profundidad, y aun teniendo una duración justita (con apenas un par de modos de juego que no se tardan mucho en dominar), la locura del título de Neon Deity Games es una experiencia realmente sólida y divertida, además de especialmente accesible, lo que no deja de ser todo un mérito en sí en un género como éste, que suele tender hacia la excesiva complejidad.[3]

3 ESTRELLAS

Shütshimi: Seriously Swole

Desarrollador: Neon Deity Games

Editor: Choice Provisions

Lanzamiento: 28 de abril de 2016 (9.99€ Europa/ 9.99$ América)

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.