Freedom Planet (Wii U eShop)

Algunos te dirán que Freedom Planet es «otro Sonic, pero mejor». Y están equivocados. Cierto es que este juego nació al amparo de los fangames basados en el personaje de SEGA, pero rápidamente el seno materno se empezó a quedar corto; los daneses de GalaxyTrail querían superar las escabrosas barreras que siempre acechan a este tipo de proyectos ambiciosos, y tras un Kickstarter, 30 días y 25.472 dólares, nació un juego que no sólo es mucho mejor que cualquier otro Sonic que SEGA haya tenido la osadía de parir, sino que es fácilmente una de las mejores experiencias que vas a tener delante de una pantalla.

Freedom Planet WiiU Bosque

La primera toma de contacto con el juego lo deja todo bastante claro. Esto es un juego de plataformas… pero no del todo. Hay algo de beat’em up, pero tampoco te emociones. Te parecerá que es un juego de coger carrerilla y darle mucho al botón de pa’lante, pero luego resulta que no. ¿No te ha quedado claro? Ni falta que te hace. Lo que Freedom Planet quiere hacer es coger todas esas excitantes mecánicas de juego que acompañaste de bocadillos de Nocilla y felicidad ingenua en tu más tierna infancia, destrozarlas, y construir unas nuevas con los escombros. Unas nuevas y excitantes, otra vez.

Y que me aspen si no lo consigue. Verás mucho de Megaman, Rocket Knight Adventures, Gunstar Heroes e incluso de Super Mario Bros 2 (o Doki Doki Panic, según a quién preguntes). Y sí, también de Sonic. Pero todo lo que verás estará perfectamente comedido, genuinamente rediseñado y singularmente sincronizado para generar nuevos valores, nuevas sensaciones y nuevos sabores.

Freedom Planet WiiU Boos

Freedom Planet sabe ser rápido cuando tiene que serlo, con unos escenarios brillantes que construyen microentornos en los que poder desplegar las ansias de velocidad, generalmente a través de una mecánica de aceleración explosiva, sin caer en la automatización excesiva y excluyente. Es increíble cómo GalaxyTrail es tan capaz de general ese thrill indescriptible que produce el ir a lo que parecen 200 km/h sin perderse nunca en segmentos autómatas en los que el margen de reacción se reduce a pulsar un botón de vez en cuando o mantener pulsada la cruceta hacia la derecha; el jugador siempre está ahí, en todo momento, incólume su derecho inherente a la interactividad.

Pero no sólo de velocidad y plataformas va la cosa. No nos olvidemos que también hay leches. Y menudas leches. Este juego no se anda por las ramas, y a lo que alude es a los grandes. Si alguna vez alguien pensó que los juegos de acción bidimensionales tocaron techo con Gunstar Heroes y Treasure (un servidor, mismamente), Freedom Planet viene a demostrar que está equivocado. El desarrollo de las fases está salpimentado de enemigos que sorprendentemente nunca rompen el ritmo, quizá porque el ritmo nunca pretende ser impuesto, confiando sus bondades a un diseño de niveles tan sólido y contundente que es capaz de asumir cualquier situación y seguir intacto; pero donde se da el do de pecho, indudablemente, es en las batallas contra los jefes finales. Qué digo batalas; apoteosis lúdicas. Estamos hablando de bicharracos, generalmente cinco veces más grandes que tú, que no se cortan un pelo en llenar la pantalla de rayos lásers, tollinas dantescas y en general a darte sopa con hondas, sin que en ningún momento sientas que están siendo desproporcionadamente injustos con el jugador (¿alguien dijo Dark Souls?). Aquí siempre verás dónde ha estado el error, y cómo tratar de solventarlo en el siguiente intento después de un más que cercano y probable checkpoint; llegando a ese punto dulce en el que nunca llegas a frustrarte del todo pero que el conseguir vidas extra sigue teniendo sentido.

Freedom Planet WiiU Ruinas

Y esto es sólo con uno de los personajes, de los tres seleccionables. El principal, con el que parece que el juego te empuja a empezar, es el que se «parece» a Sonic; los otros dos personajes hacen el inciso en mecánicas y aspectos diferentes de un mismo sistema. El grado de perfección en el diseño de niveles es tal, que aún después de completar una misma fase con tres personajes diferentes, desde tres puntos de vista diferentes, aún siguen quedando cosas por descubrir.

Todo esto presentado en un formato absolutamente delicioso; especialmente si tenemos en cuenta que el presupuesto era el que era. La dirección de arte es sublime, el apartado técnico impecable, y los gráficos preciosistas; y las cinemáticas, completamente dobladas con un trabajo actoral sobresaliente, parecen de alguna manera parodiar al videojuego moderno intentando darle una trascendencia icónicamente satírica y digna al mismo tiempo, que además sabe parar la broma en el momento justo para, simplemente, volver a dejarte hacer lo que estás deseando hacer: jugar. Mención aparte merece el apartado sonoro, incapaz de robarle el protagonismo al propio diseño de juego pero que de alguna manera activa en tu cerebro la nota mental de «tengo que escuchar la banda sonora de esto cuando termine de jugar»; bueno, excepto el tema principal, que ese sí está creado para grabarse a fuego en tu recuerdo como una de las grandes obras maestras de la música para videojuegos y que ya nunca jamás olvides las casi treinta horas de diversión absoluta que pasaste con esta maravilla.

Freedom Planet WiiU Japon

Y ojo, que tampoco es que no haya fallos. Si nos ponemos quisquillosos, se echa en falta quizá un poco más de diferenciación en el «modo historia» de los distintos personajes, y el motor de físicas de vez en cuando te hará alguna virguería jocosa que desluce más que molesta. Pero eso da igual; Freedom Planet, caballeros. Hay mucho de majestuosidad y autoconfianza en este juego. Como esa chica de instituto de la que todo el mundo estaba enamorado, que entra con paso firme en la fiesta de antiguos alumnos sabiendo que, aunque ha cambiado, sigue igual de atractiva e interesante, veinte años después. Así es Freedom Planet.[5]

5 ESTRELLAS

 

 

Crítica por Matías Lallave

Freedom Planet

Desarrollador: GalaxyTrail

Editor: GalaxyTrail

Lanzamiento: 29 de octubre (14’99€)/1 de octubre ($14’99)

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.