Kirby y el Pincel Arcoíris (Wii U)

Antes de la salida de WiiU, en esa época de oníricas promesas y futuros soleados, era muy excitante pensar en cómo sería eso de Nintendo en alta definición, cómo usarían los japoneses la potencia visual para presentar tantas de sus sagas emblemáticas. Kirby y el Pincel Arcoíris es justamente eso, la mejor muestra de cómo Nintendo entiende la HD, los recursos y las posibilidades plásticas.

Kirby Pincel Arcoiris WiiU Nintenbit Arbol

Es delicioso ver que, en lugar de meterle más polígonos y más resolución a una textura realista, que también, se atreven a juguetear con la presentación de materiales, abarcando unos modelados que casi puedes tocar con los dedos, y unas animaciones que le dan vida, ya sea por la terrible suavidad de los personajes o ese efecto stop-motion de ciertos elementos. Tremendo.

Éste es el gran punto del juego, para mi un auténtico pico en lo que a apartados visuales se refiere. Lamentablemente es un estilo puramente barroco, que renuncia absolutamente a la gracia, al detalle, a aprovechar la plastelina para algo más que lo bonito. En El Reino de los Hilos los enemigos no tenían textura de tela, estaban hechos de hilo, telas, bordados, botones; se deshilachaban al acabar con ellos. El mundo se sentía blando, abrías cremalleras para ver el interior de un edificio, te metías debajo de la tela «del mundo» para conseguir secretos, o la arrugabas tirando de un corchete para acercarte unas plataformas.

Kirby Pincel Arcoiris WiiU Nintenbit Agua copia

Esos mil detalles, variantes y opciones jugables le daban sentido al estilo, coherencia. Te lo creías, sin HD, siendo Wii. No hay nada de eso aquí, si sucediera en la Charcutería Mágica, pues Kirby sería una rodaja de mortadela y los enemigos de salchichón, y rodaríamos sobre una ristra de chistorras. Por lo demás, el juego sería exactamente igual, no cambiaría ni una coma.

Esa cobardía se contagia a los mandos, muy conservador. No me entendáis mal, está bien, tiene contenido, entretiene, pero la mecánica de dibujarle a Kirby un raíl por el que rodar, con tan poquitos cambios, no es ni por asomo tan fresca y rompedora como hace 10 años. Sorprende encontrarse con un juego tan pacato, que no se atreve a cambiarle ni una coma a la vieja fórmula, ni a salirse del control táctil aunque sea en los impulsos o vehículos, renunciando completamente al televisor. Tanto temor han tenido que, más que copiar al juego de DS, termina copiándose a sí mismo, no vayan a salirse ni un pelo de las directrices. Acabaremos, pues, repitiendo mecánicas, situaciones y jefes con demasiada frecuencia. El multijugador no es para nada satisfactorio al no ser un juego pensado para jugarse a ras de suelo.

Kirby Pincel Arcoiris WiiU Nintenbit Multi copia

Kirby y el Pincel Arcoíris tiene un apartado visual excelente, es correcto en cuanto a contenido (con coleccionables y tal), y el diseño no puede ser malo viniendo de gente con tanto oficio como la de HAL. Sin embargo el hecho de renunciar a darle personalidad propia a la obra y los miedos de salirse de la plantilla en el diseño de niveles hacen que el resultado sea inferior a la suma de sus partes. Una pereza y temores tan palpables como una bola de plastelina.

Sólo para entusiastas de Kirby.[2]

2 ESTRELLAS

 

 

Kirby y el Pincel Arcoíris

Desarrollador: HAL Laboratory, Inc.

Editor: Nintendo

Lanzamiento: 8 de mayo de 2015 (39’99€) / 20 de febrero de 2015 (39’99$)

3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.