El multiverso nintendero

Al parecer existen dos universos paralelos y muy alternativos que convergen, colisionan, en Kioto. Justo en el edificio de Nintendo, para más señas. En uno de los universos Nintendo es una empresa que vive en su tiempo, si no adelantada, decidida. En el otro no me cuesta imaginar a unos señores mayores que, con la condescendencia de los que no entienden nada, se dicen que en sus tiempos no habían tantas mierdas y que se divertían en la calle con un palo y una lata.

Esas dos caras de Nintendo, esas dos personalidades contrapuestas, son las responsables de las genialidades acompañadas de «peros» a las que estamos más que acostumbrados. Ese, ey, ¿qué tal si creamos una tienda online de juegos independientes para dar apoyo y difusión a pequeños pero novedosos proyectos que no pueden entrar en el mercado físico? De acuerdo, le contesta el abuelo del otro universo, pero pongamos trabas para que a esos independientes les cueste publicar. ¡Y que no pasen de 40Mb! ¿Por qué? Porque sí. El palo y la lata.

Multiverso Nintendero Splatoon 3

Todo apunta que esa esquizofrenia entre la frescura y lo rancio se va a cebar con Splatoon. La necesidad mostró el pasado E3 a la Nintendo más audaz, atrevida y rompedora, y se reflejó en el propio formato de la feria. Splatoon fue el estandarte de ese cambio por muchas cosas. Mientras en otras conferencias seguíamos viendo gente cagando detrás de una caja con un fusil, mostraron este agilísimo shooter online, que respiraba Nintendo por todos sus poros. Extraños niños calamar luchando contra grimosos trozos de pulpo en batallas de la tinta más chillona, en la que el vencedor era el que más pintaba.

Por si fuera poco, Nintendo apuesta por una implantación rápida con su nueva política de precios, y el juego puede reservarse ya por 35€-40€. Sumando todo esto ¿quién no querría hacerse con él? Ahí entra el abuelo del palo, para intentar echar por la borda al juego más valiente de la compañía desde Wii Sports.

Multiverso Nintendero Splatoon 2

Splatoon no tendrá chat de voz durante las partidas. Eso dice el señor mayor. En Mario Kart 8 la falta de chat no empeora el juego. Quizá pierda esa oportunidad de hacerlo más divertido, de regodearte en el conchazo o maldecir cuando te encogen, pero la carrera, en esencia, es la misma. Eres tú con tu coche corriendo la pista, nada cambia. Sin embargo en Splatoon quieren que nos enfrentemos dos cuadrillas, y que cada uno de los cuatro personajes tenga roles distintos dentro de la batalla. Creo que no digo tonterías al afirmar que prescindir de la comunicación con el equipo va a llevar a muchas partidas locas, con cada uno haciendo lo que buenamente le parece. Imposible coordinarse, trazar una estrategia, pedir apoyo, corregirse, prevenir a los demás de la trampa en la que acabamos de caer. Al barullo.

Todo esto, con un mando que no necesita auriculares para jugar en línea, no necesita un micrófono para jugar en línea. Maldita sea, ¡ni si quiera necesita un televisor! Al parecer todas esas cosas las diseñaron para soplarle a un ascensor de Super Mario.

Multiverso Nintendero Splatoon 1

 

Por si fuera poco, el plan maestro de marketing se ha venido abajo a una pregunta tan sencilla como ¿tendrá multijugador local? Unos dicen que sí, otros dicen que no, Nintendo dice que esperemos a próximas noticias, lo que está creando inquietud a sólo un mes de la salida. ¿Un online cojo y no decimos NADA sobre el local? Hay que seguir el plan, mozalbetes, el plan. Y si el plan dice que hay que esperar mientras se extiende el fuego, se espera.

Confío en que la Nintendo del universo atrevido y lleno de sorpresas se lleve el gato al agua. Espero que sean rápidos y no torpedeen a sus brillantes equipos de desarrollo. Pero sobre todo espero que Splatoon tenga vida más allá de WiiU, que no se castigue a la IP, al equipo y a los jugadores por la metedura de pata del abuelo del palo y la lata.

4 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.