La mejor generación de la historia

Mi lado cenizo me dice desde hace años que esta generación iba a vender muchísimo menos que la pasada. Los motivos son muchos: desde la falta de respeto que ahuyentó al jugador ocasional a base de cubos de basura hasta la aparición de nuevos dispositivos y modelos para jugar, pasando por la narrativa sobaquera de lo járcor, que aún da coletazos, o la alarmante crisis creativa que poco le falta para cumplir una década.

Mejor generación de la historia Nintenbit

Al final todo ha sido mucho peor. Nintendo no va a ninguna parte con WiiU y va a cambiar de tercio a principios del año que viene, esperemos que con la lección aprendida. Para Microsoft pinta crudo: su fracaso se da la mano con el de Nintendo, pero sin portátil que valga para parar los golpes y con una perspectiva de futuro mucho más oscura. No sólo se rinde del todo con ONE (ha tenido tres claudicaciones ya), si no que Scorpio comenzará su andadura con casi todos los estudios internos a dos metros bajo tierra, apostando quizá por unos multis que ya arrasan en otra consola.

Más llamativa es la posición de Sony, que parece estar en pleno que sí, que no, que si voy ganando la generación, que si no aplasto (a estas alturas, la pasada generación sumaba más de 100 millones, por los 60 que debe llevar la actual), que si qué estarán haciendo los demás, que si realidad virtual. Tiene ahí una máquina nueva que se dejó filtrar cuando se hablaba de otra máquina nueva que no era la suya, pero ahora no parece muy segura de ese movimiento y se lo guarda para vete tú a saber cuando. Quién iba a decir hace un año o dos que WiiU acabaría aguantando más tiempo en las estanterías que sus competidoras antes de verse reemplazada.

Ck2EmH4W0AA2OQ-

Esto no tira, en definitiva. Empieza la transición de una generación ya de por sí mediocre, que nunca acabó de nacer. Se maquilla como cambio de modelo de negocio, pero el modelo que cambiará será el de la consola, el estímulo más viejo del mundo cuando los juegos no cuajan.

Y dónde está la parte buena, podéis pensar. La parte buena es que esto se acaba, chicos, el maldito fin está cerca, se huele, se palpa. Quizá los videojuegos tengan la suficiente dimensión, solera y diversificación como para correr el riesgo de un nuevo crack, pero viendo este E3 a Bethesda, Electronic Arts, Ubisoft, Microsoft, Sony, también la anunciada espantada de Nintendo, soy incapaz de ver un escenario más pobre. Si el consumidor de más allá del foro está tibio es porque no le ve sex appeal a la actual generación, no ve juegos ni ideas realmente frescos. Esto está muerto.

See-that-mountain-930x319

Si una nueva generación tiene que aportar cosas nuevas, quizá la actual esté aportando la tan reclamada madurez del medio. Quizá no seamos ya tan ingenuos ante el nuevo trailer precocinado, ni seamos capaces, por cansancio, de emocionarnos con unos zombis haciendo parkour. Puede que los viejos reclamos ya no funcionen como antes, un DLC dos meses antes no es suficiente, ni que la diferencia de catálogo sean dos juegos indistinguibles más allá del nombre. Quizá anunciarse mucho y vender por inercia pueden convertirte en el primero, sí, el primero de la peor generación en décadas. Puede que también hagan falta juegos nuevos.

La nueva generación (transgeneración para los de estómagos más duros) puede aportar frescura, nuevas ideas, riesgo… Todo aquello que algunos llevamos 5 o 6 años esperando. También puede ser lo contrario y que se insista en el juego como servicio, en planes renove bianuales, trajes aleatorios a 5€ y pases de temporada que triplican el precio del disco, vendidos a golpe de martillo publicitario. Es posible. También es posible que, para entonces, sólo queden cuatro gatos con extraordinarias capacidades digestivas.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.