Guía Xenoblade Chronicles 2: consejos básicos

Pese a que la tercera entrega de Xenoblade Chronicles no es especialmente díficil, sí puede decirse que, al igual que ocurre con cualquier otro título de Monolith Soft, es un juego complejo, que añade capa tras capa de mecánicas conforme se avanza en su historia principal. No es extraño llevar decenas de horas sumergido en el mundo de Xenoblade Chronicles 2 y que aún así se nos escapen muchísimas cosas, que se aprenden a base de práctica y observación, o buceando muchas veces entre foros y guías.

Quizás si lleváis ya lleváis bastante tiempo disfruntando de las aventuras de Rex, los cuatros consejos básicos sobre distintos aspectos que vamos a dar aquí en poco os van a ayudar. Sin embargo, sí que le pueden servir de ayuda a quien acaba de comenzar la aventura o aquellos que por primera vez se adentra en un juego de la serie.

Nunca vayas solo.

Como ya sucedía en anteriores entregas, una de las facetas más destacadas de Xenoblade Chronicles 2 es que invita a perderse en sus inmensos escenarios plagados de secretos, rutas secretas y enemigos de todos los tamaños y dificultades. Si sois de los que disfrutáis explorando todo de arriba a abajo y aprovecháis cualquier excusa para abandonar la trama principal a las primeras de cambio y perderos por ahí, es aconsejable que tengáis al menos tres componentes en vuestro grupo. En caso contrario, los combates pueden volverse excesivamente difíciles y la experiencia frustrante en general. Por eso, mientras no tengáis vuestro grupo al completo lo mejor es dedicarse a avanzar por el camino guiado que marca la historia, hasta que suméis los miembros suficientes para poder dedicaros a explorar con unas mínimas garantías.

Si quieres subir de nivel rápido, sé valiente

En mi opinión la mejor forma de subir de nivel de forma rápida, y de paso darle cierto aliciente a las batallas, es lanzarse a derrotar a a enemigos de mayor nivel. No es descabellado enfrentarse a monstruos de entre tres y diez niveles superiores a vuestros personajes si se quiere progresar a toda velocidad, si bien las posibilidades de éxitos dependerá como es lógico de vuestro conocimiento del sistema de combate, así como de vuestra habilidad a la hora de formar equipo y estrategias, por lo que conviene ser cauto en los inicios a la hora de seleccionar las batallas.

Conviene tener en cuenta que el tamaño de los enemigos determina en buena medida su fuerza y dificultad. No es lo mismo enfrentarse a un pequeño soldado tuhkan que a un dinosaurio enorme que se sale de la pantalla aunque los dos tengan el mismo nivel. Por eso, una buena estrategia que arroja una buena relación entre dificultad y resultados  es buscar sobre todo monstruos pequeños que nos superen de nivel. Y cuidado siempre con los monstruos únicos (aquellos que tienen nombre propio), porque su verdadero potencial siempre va a estar muy por encima de su nivel teórico. En el caso de estos lo recomendable es no buscarles las cosquillas salvo que tengáis un nivel superior o al menos vayáis a la par.

Desarrollo de los titanes

En nuestro viaje por Xenoblade Chronicles 2 vamos descubriendo diferentes territorios y ciudades cuyo nivel de desarrollo podemos ir mejorando hasta alcanzar un máximo de cinco estrellas. Subir el nivel de desarrollo de una zona del juego tiene por supuesto sus ventajas y por ello vale la pena invertir cierto tiempo y esfuerzo en la tarea. Entre aquéllas las que destaca la posibilidad de adquirir las escrituras de los diferentes comercios. Estas escrituras, que se consiguen una vez que compramos todos los objetos de una tienda (objetos que van apareciendo conforme sube el nivel de desarrollo), proporcionan varios bonus nada desdeñables como mayores puntos de experiencia o monedas obtenidas en combate, mayor velocidad de desplazamiento, etc.

Lo que hay que tener claro es que el nivel de desarrollo se mejora a través de una serie de acciones concretas. De mayor a menor importancia: comprar y vender en los comercios; completar misiones secundarias; completar misiones de la compañía de mercenarios; y descubrir localizaciones. Insisto en que la más importante es comprar y vender en los diferentes establecimientos. El problema es que en un principio puede parecer complicado, ya que no es demasiado el oro del que disponemos y cuesta conseguirlo.

A bucear se ha dicho

¿Cómo aumentar entonces el nivel de desarrollo con relativa facilidad incrementando a buen ritmo nuestros fondos? La clave está en el buceo de rescate. Comprad un buen puñado de cilindros, dedicaos un buen rato a buscar tesoros en en los diferentes puntos de rescate, y cuando hayáis amasado una buena cantidad de objetos, llevadlos a los puntos de intercambio. No sólo conseguiréis turbos para la sincronización de cristales y recuperaréis sobradamente la inversión inicial, sino que además todas y cada una de esas transacciones (la compra de cilindros y la venta de los tesoros) contribuyen mucho a incrementar el nivel de desarrollo.

Encima con cada nuevo nivel de desarrollo tendréis disponibles cilindros de mayor calidad. En cuanto subáis de nivel una zona, acudid de inmediato a la tienda de cilindros y no dudéis en comprar los nuevos aunque os parezcan caros. De este modo, en menos de lo que canta un gallo, habréis amasado una fortuna y tendréis al máximo, o casi, los niveles de desarrollo.

Blades, logros y competencias

A diferencia de los Pilotos cuyo potencial aumenta a través de las típicas subidas de nivel, el de los Blades que los acompañan se realiza de una forma muy diferente. Cada Blade cuenta con un  “afinigrama” o árbol de logros que hay que ir desbloqueando paso a paso. Respecto a estos es importante saber que cada vez que hemos cumplido los requisitos para un logro nos aparece una notificación en pantalla, pero es no significa que se haya desbloqueado. Para que el desbloqueo sea efectivo y se active la mejora asociada es necesario que entremos en el menú de afinigrama de personaje, que no se os olvide.

Al margen de proporcionar ventajas de carácter ofensivo o defensivo, el tipo de logros más importantes son los de “competencias” (color verde de la imagen) y por eso conviene que os centréis en desbloquear estos lo antes posible. Las competencias son habilidades especiales de cada Blade (“Cerrajería”, “Constitución”, “Superfuerza”, “Concentración”, “Silvicultura”, “Dominio del fuego”…) que a lo largo de la aventura se vuelven imprescindibles para abrir cofres y tesoros, desbloquear puertas y zonas secretas o incluso opciones de conversación. Recordad que los niveles de competencia de los Blades que llevéis equipados se suman. Así que si veis que os faltan puntos para alguna opción bucead entre vuestro ejército de Blades y asignad a vuestros pilotos los necesarios para llegar al total. Cuentan incluso los de aquellos Blades cuyo Piloto no está activo en el grupo. 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *