Bit Dungeon+ (Wii U eShop)

Hay un dilema eterno con el género roguelike. O lo amas, o lo odias. A pesar de ser prácticamente uno de los padres fundacionales del videojuego como medio de expresión, nunca ha encontrado ese punto dulce de comunión con el interés general. Quizá esto sea consecuencia (o causa) de su poca capacidad de evolución, de sus fuertes e inamovibles valores fundacionales que no permiten demasiado margen de maniobra, y a poco que sean modificados, desvirtúan el significado original del género. Hasta el punto de generar rechazo por parte de los más puristas.

Bit Dungeon+ - Nintenbit 1

De este género tan complejo es del que se ocupa Bit Dungeon+, una adaptación del título original de Kinto Games que nos llega de la mano de Dolores Entertainment, y que aterriza en Wii U con un considerable retraso con respecto a sus múltiples versiones anteriores, quizá a rebufo de otro de los grandes roguelike del momento, The Binding of Isaac. Y quizá por ese miedo a salirse de los esquemas y perder la pureza, o quizá por la incapacidad de conseguirlo, la propuesta de este título en cuanto a diseño de juego es extremadamente conservadora.

Tenemos lo básico. Un mapa infinito que se genera de forma aleatoria, habitaciones interconectadas llenas de enemigos a abatir, subidas de nivel, miles de objetos también aleatorios, y una mecánica de combate básica que se apoya más en los números que en la habilidad del jugador. Lo único en lo que Bit Dungeon+ avanza con respecto a lo más puro del género es el hecho de abandonar los turnos para abrazar un sistema más similar al crawler más “gauntletero”. Algo que, por supuesto, no es precisamente innovador, hoy en  día.

Bit Dungeon+ - Nintenbit 2

Ésta es la premisa que extenderá este título, y de la que no se escapará bajo ninguna circunstancia. Algo que, en principio, no es necesariamente malo, siempre y cuando sea capaz de configurar una mecánica absorbente y divertida. Desafortunadamente, no es el caso. Bit Dungeon+ peca de demasiadas cosas que le alejan de ese “sencillo pero adictivo” que suele justificar a los títulos de este género. Y lo hace por varias razones; unas de diseño, y otras estéticas, en principio secundarias, pero que a la postre resultan igualmente relevantes.

En cuanto al diseño, la propuesta rezuma pobreza. A la mecánica básica de atacar, defenderse y lanzar magia, no hay esencialmente nada más que añadir. Las diferentes armas disponibles (dagas, lanzas, martillos, hachas…) se comportan exactamente de la misma manera, así como las diferentes magias (hielo, fuego, “cosas moradas”…), que difieren en aspectos prácticamente irrelevantes. No hay sensación de progreso, de variedad de situaciones, no hay ningún tipo de estímulo o sorpresa para el jugador, que acaba sumido en el tedio atrapado en un sistema demasiado predecible. Para colmo, el sistema de mejora del personaje es totalmente caótico; con parámetros confusos y difíciles de entender en el contexto del juego, e incluso con objetos que aparentemente te dicen subir una cosa y luego en las estadísticas te suben otra. A mí me ha resultado virtualmente imposible construir un personaje especializado en críticos, por ejemplo, ya que nunca sabes con exactitud si lo que estás equipando o “leveleando” es realmente útil para esa determinada forma de desarrollar a tu avatar.

Bit Dungeon+ - Nintenbit 3

A todo esto hay que sumarle un apartado estético del todo a cien, con una música chiptune pachanguera que destruye cualquier atisbo de ambientación coherente, un píxel retro inocuo que ya no aporta nada por sí mismo, y unos acabados de trabajo fin de máster que yo particularmente no hubiera dejado pasar a la hora de lanzar un producto comercial por el que la gente va a pagar dinero real. Y me refiero a tiempos de carga absurdos, transiciones entre pantallas muy bruscas, errores tipográficos, puertas que te “absorben” en un radio de detección ilógico… Cuando tienes un diseño de juego tan simple, y en este caso incluso pobre, una buena base de atractivo estético hubiera paliado en cierta medida la debacle; pero en este caso no sólo no la palia, sino que la acentúa, dando una sensación de pobreza aún más acusada.

Bit Dungeon+ es un producto estéril. No llega a ser deficiente, y probablemente pueda llegar a llenarle un fin de semana al fiel acólito del género, pero sin duda no es un producto que pueda ser recomendado particularmente a nadie, y ni mucho menos destinado al gran público.

Bit Dungeon+ - Nintenbit 4

Me consta que los problemas de diseño que presenta este juego (que por otro lado tienen una explicación bastante lógica dada la naturaleza de juego gratuito del original) se solucionan en la segunda parte, que lleva ya bastante tiempo disponible en otras plataformas. Esta situación me lleva a preguntarme por qué Dolores Entertainment no ha decidido adaptar la secuela en vez de esta paupérrima primera parte (el + sólo añade un modo a dos jugadores y otro que es básicamente lo mismo pero con límite de tiempo).

La plataforma de descarga digital de Wii U no es precisamente la más prolífica, y puedo incluso entender que lleguen títulos vetustos a completar catálogo y rebañar algo del nintendero abnegado, pero hay unos ciertos mínimos de respeto hacia los usuarios que creo que se deberían respetar. Y traer una primera parte a la que le falta de todo, cuando la segunda parte ya tiene incluso solera, no me parece un ejercicio de respeto hacia el usuario de la eShop, precisamente.[2]

2 ESTRELLAS

Crítica por Matías Lallave.

Bit Dungeon+

Desarrollador: Kinto Games / Dolores Entertainment

Editor: Dolores Entertainment

Lanzamiento: 14 de julio de 2016 (4.99€ Europa)

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.